Cada día cobra mayor auge la comisión de ciertas actividades delictivas a través del computador y la red a la cual está conectado. Los delitos más comunes se comenten contra los sistemas que utilizan tecnologías de información, la propiedad, la privacidad de las personas y de las comunicaciones, los  niños, niñas o adolescentes y el orden económico.

Otras acciones delictuosas suelen cometerse a través del anonimato, y el uso de nombres falsos, sin embargo, a través de la tecnología, es posible investigar quién es el dueño del sitio web, quiénes son los autores de determinados artículos y otros documentos enviados a través de las redes o publicados en la misma.

Con el auxilio de la informática forense se pueden investigar las modificaciones, alteraciones y otros manejos dolosos de bases de datos de redes internas o externas, así como de cualquier sistema de redes, ataques internos, etc. La destrucción y la manipulación de datos también pueden rastrearse. El rastreo dependerá en sí de quién y cómo se realizó el ataque o cualquier otra acción, es posible buscar atacantes exteriores de sistemas e incluso se conocen casos donde se ha determinado la autoría de una determinada información anónima, falsa y en otros casos de virus u otras amenazas.

En la práctica judicial cada día cobra más vigencia las inspecciones sobre páginas webs y archivos, destinadas a la fijación de hechos que ocurren dentro de un universo digital casi ilimitado.

La promoción, evacuación y control de estas experticias informáticas es especial y se rige bajo las normas de la informática forense que es una rama novedosa de la criminalística, que está a la disposición de los operadores de justicia para descubrir la verdad de los hechos.

Los artículos 451 del Código de Procedimiento Civil, y 4 de la Ley de Mensaje de Datos y Firmas Electrónicas permiten la posibilidad de la promoción de experticias informáticas, con el apoyo de la Superintendencia de Servicios de Certificación Electrónica (SUSCERTE), organismo adscrito al Ministerio del Poder Popular de Ciencia y Tecnología e Industrias Intermedias.